Sanatoria y la ley de flujos migratorios: La regularización de extranjeros en Italia


tiempo estimado de lectura : 4

Sanatoria y la ley de flujos migratorios: La regularización de extranjeros en Italia

En los últimos 30 años, las políticas migratorias italianas han sido de natura emergencial y sin alguna programación específica, pospuestas de vez en vez sin afrontar la cuestión específica de la llegada y la tutela de trabajadores y trabajadoras y de sus respectivas familias. 

En los últimos años son cada vez más los extrajeros que no obstante trabajen y alquilen una habitación están en situación de irregularidad a la espera de una norma que les permita obtener un permiso de residencia “permesso di soggiorno”.

No obstante el proyecto de ley para la regularización de los extranjeros este en el Parlamento italiano desde el 2017, solo en estos días ha cobrado importancia a causa de la emergencia sanitaria por el propagarse del Covid-19. La necesidad de mano de obra en sectores de asistencia a la persona y de la agricultura y la de controlar los contagios de coronavirus han abierto la posibilidad de una ley que permita regularizar aproximadamente 600 mil extranjeros sin permiso de residencia.

En espera de la decisión del gobierno, a continuación un breve análisis respecto al uso de las expresiones sanatoria/regularización/flujos migratorios (sanatoria/regolarizzazione/flussi) y su aplicación en la política migratoria italiana.

A menudo escuchamos hablar de sanatoria/flussi como si fueran sinónimos y hacemos un uso indistinto de ellos para referirnos a la posibilidad de regularizar la situación migratoria de los extranjeros pero hay que tener en cuenta que dichos instrumentos son diferentes.

La Sanatoria más reciente es la del 2012, fue aprobada con decreto interministerial el 29 de agosto de 2012 y permitió regularizar más de 90 mil extranjeros. La ley de flujos migratorios“ i flussi” más reciente es del 2019 y ha previsto la regularización de más de 30 mil extranjeros sin permiso de residencia. 

La Sanatoria

Con la sanatoria, el sistema renuncia a actuar legalmente contra los responsables de acciones ilegales o procede a normalizar situaciones precarias o irregulares. Es un acto administrativo o legislativo que cancela las sanciones previstas por la ley por un comportamiento específico de los ciudadanos.  Por lo tanto, la sanatoria legaliza automáticamente lo que, en el momento de su realización, se consideraba ilegal. 

La sanatoria tiene efecto retroactivo, ya que quien la obtenga, puede confiar que no será objeto de sanción incluso por hechos del pasado.

La sanatoria en materia de inmigración es condiserada con una medida extraordinaria para permitir a trabajadores extranjeros no pertenecientes a la Unión Europea (UE) de obtener un permiso de residencia por motivos de trabajo. La sanatoria se aprueba por decreto.

La sanatoria no prevë cuotas límite o numero de vacantes. Los que cumplan con los requisitos previstos por la ley pueden acceder a la regularización.  

Los trabajadores inmigrantes en situación irregular deben declarar su posición irregular, solicitando un permiso de residencia por razones de trabajo. Los requisitos sobre todo se centran en las relaciones laborales ya existentes o la búsqueda de empleo o el patrocinio de terceros.

La sanatoria es el instrumento más usado en Italia desde la segunda mitad de la década de 1980 para regular la posición migratoria de los extranjeros. Así tenemos que en el 1986 con la ley Foschi se regularizaron 116 mil personas; en el1990 se regularizaron 215 mil con la ley Martelli; en 1995, la sanatoria del gobierno de Dini involucró a 244 mil extranjeros; En el 1998, con la ley turco-napolitano, la regularización involucró a 217 mil inmigrantes.

En el 2002,con la ley Bossi-Fini (denominada  "la gran regularización") el gobierno ha regularizado 647 mil inmigrantes, hasta la fecha es el mayor número de regularizaciones realizadas en Italia.

En el 2006 se regularizaron 170 mil y 300 mil trabajadores extranjeros; en 2007 fueron 444 mil.

Posteriormente, medidas similares han hecho referencia solo a sectores de trabajo individuales, de hecho, en el 2009, la Sanatoria solo favoreció a los trabajadores domésticos (colf y badanti) con 300 mil regularizaciones. Finalmente en el 2012 se ha regularizado 90 mil extranjeros (fuente: migrantitorino.it).

Los decretos "flussi"

La cuotas de ingreso de trabajadores extranjeros, mejor conocidas como "i flussi", se introdujeron con el Decreto Legislativo 286/98 (Texto ünico de inmigración), previsto en el art. 3, en la parte relativa a la política migratoria. I flussi han sido adoptados ante la necesidad generalizada de regularización de los extranjeros presentes en Italia.

Las cuotas de ingreso son aprobadas por Decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros (D.P.C.M.) y establecen el número total de permisos de residencia disponibles para cada año. En estas cuotas también esta prevista la posibilidad de convertir permisos de residencia (por ejemplo se prevé la conversión de permisos de residencia por motivos de estudio en permiso de residencia por trabajo). La solicitud debe ser presentada por el empleador a través de la Oficina de inmigración (Sportello Unico Immigrazione).

El Ministerio de Trabajo y Políticas Sociales se ocupa de repartir las cuotas de ingreso entre las regiones y las provincias autónomas, estableciendo cuotas para cada categoría: 

1. Trabajo no estacional, trabajo autónomo y conversiones de permiso de residencia;

2. Trabajo subordinado estacional en los sectores agrícola y turístico-hotelero. 

Así mismo se puede establecer criterios de adjudicación de cuotas para ciudadanos de algunos Países. Hablamos siempre de ciudadanos de países non comunitarios.

En la ley de ingresos “i flussi” del 2019, aprobado con D.P.C. de 12 de marzo de 2019, se han establecido cuotas de 12.850 para trabajadores no estacionales, autónomos y conversiones y 18.000 para trabajo subordinado estacional en los sectores agrícola y turístico-hotelero.

Como hemos visto la Sanatoria es una medida extraordinaria que no se aprueba cada año sino solo por necesidades de regularización masiva, no prevé un número límite de extranjeros como destinatarios y esta dirigido a trabajadores extranjeros con una relación laboral en curso. I flussi en cambio son medidas de naturaleza programática con las que se establecen cuotas anuales para el ingreso de trabajadores extranjeros en Italia. Estas cuotas se pueden usar también para convertir los permisos de residencia, preveen un número límite de trabajadores destinatarios  y forman parte de una política migratoria.

En los últimos ocho años, i flussi han permitido un número muy limitado de ingresos y regularizaciones, en el 2018 las cuotas de ingreso alcanzaron a 30 mil extranjeros, muy similar también a la de 2019 que ha previsto 30.850 cuotas de ingresos.

Actualmente se estima la presencia de 600/700 mil extranjeros en situación de irregularidad (las cifras podrían ser mayores).

Teniendo en cuenta que la última Sanatoria ha sido hace ocho años (2012) se espera una medida del gobierno italiano que tenga en cuenta la necesidad de regularizar el gran número de extranjeros presentes al fin de tutelar sus derechos laborales.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.